BAÚLES

Antonio Castro, viúdo, ve morir sus días en el lustro anterior a su jubilación de una manera harto anodina. Su periplo vital es reduccionista al punto de conocer sólamente el camino entre su viejo apartamento alquilado y una insípida fábrica de tablas de madera.

Sus momentos de ocio se reducen, dado su temple introvertido, a intercambio de gestos con Julio Hernández, un camarada de la fábrica que lo único que sabe proporcionarle es la compañía de un cuerpo menoscabado por el alcohol.

Acostumbrado a largas sesiones introspectivas ve una ventana abierta al descubrir que la hija de su amigo es ya toda una mujer, que le enseñará sin palabras el verdadero sentido de la vida.

 

 Baúles es una reflexión mundana acerca de la esencia de las relaciones humanas, de la dificultad del proceso comunicativo para algunas personas y el fin último del mismo (del proceso comunicativo), de una visión pseudoalegórica acerca de los desequilibrios sociales, una crítica al efecto que la globalización produce en la gente que trata de dar a pie de obra lo mejor de sí. Es un descubrimiento tardío de algo parecido al amor, de las crisis adolescentes versus crisis de la cincuentena, del capitalismo hostigador, del conocimiento de que en los entresijos de una sociedad pútrida con el dinero como baluarte, existen náufragos entregados a los sentimientos más profundos de sí mismos. Una historia sobria que llegará a los adentros del lector y lo obligará a releerla en sucesivas ocasiones.

Escribir comentario

Comentarios: 0